Muchos de vosotros me habéis preguntado cuál es la diferencia entre unos crampones y unas raquetas de nieve. ¿Sirven para lo mismo? ¿Da igual cuándo usar uno u otro? Esto y algunas cosas os contare a continuación. Asi que comencemos!

Raquetas de nieve

Las raquetas de nieve son mucho más populares que los crampones entre los senderistas y excursionistas que hacen rutas en invierno por la montaña. Son económicas (unos 40€) y su función es evitar que nos hundamos en la nieve cuando hay un gran espesor de la misma. Se ponen de una forma muy sencilla y son universales para todo tipo de botas. Lo que hacen es aumentar la superficie con la que pisamos para así repartir mejor el peso y no hundirnos en la nieve. Además cuenta con unos picos de acero en la parte de debajo para además brindarnos algo de agarre para que no nos resbalemos o deslicemos. Mucha gente piensa que con esos picos es suficiente para agarrar en hielo en alta montaña y como veremos a continuación no sirven para hielo. Sino para nieve algo más compacta. Para agarrar en hielo tendremos otra herramienta como son los crampones. 

Crampones

Los crampones son un especie de suela con pinchos de acero adaptable a la bota. Estos picos son mas largos y afilados que los que encontramos en las raquetas ya que su función es clavarse en nieve muy dura o hielo. Por esta razón no pueden usarse raquetas en este terreno ya que no agarra lo suficiente y podemos tener un accidente. Al igual que si usamos crampones en una superficie con mucha nieve en polvo nos hundiremos y nos costará mucho más andar. Son materiales distintos con unos usos muy distintos. En alta montaña o terrenos en pendiente el binomio piolet- crampones es obligatorio!

Tenemos varios tipos de crampones principalmente (luego dentro de cada uno hay varios modelos con diferentes usos pero esta es una clasificación general) : de correr o ligeros, universales de correas, semiautomáticos y automáticos

  • Ligeros: son los más básicos y más económicos de toda la clasificación. Suele ser una goma con pequeños pinchos de aproximadamente 1 o 2 cm. Se usan para rutas rápidas por la montaña donde transitaremos por terrenos nevadas y alguna placa de hielo ocasional. Los podemos encontrar por unos 15€.
  • Universales o de correas: tienen un aspecto algo mas profesional con clavos grandes y afilados. Se pueden acoplar a cualquier bota con un sistema de correas universal.
  • Semiautomáticos: son iguales que los anteriores en la parte de delante, pero en el enganche del talón tienen un sistema de acople mucho más seguro pero que solo es compatible con botas semirrígidas y rígidas con una muesca en el talón. Con estos ya se puede hacer alguna canal asequible.  Los podemos encontrar por unos 70-80€
  • Automáticos: Son los más profesionales de todos ya que tienen un doble agarre en ambos extremos. Se usan para escalada en hielo y para el alpinismo más exigente

Espero que os haya servido esta breve explicación sobre los distintos usos de ambos materiales. Cualquier duda que tengáis no dudéis en dejar un comentario, escribirme un email o un mensaje directo en Instagram @jg_roamings !


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *