Siempre hay que llevar comida a la montaña, da igual que vayamos a pasar la tarde o un par de días. En la montaña las cosas se pueden complicar muy rápidamente. Hay dos cosas imprescindibles para llevar a la montaña: agua y comida. Para una excursión de media jornada yo recomiendo llevar como mínimo 1 litro de agua y si vamos a hacer noche mínimo 2 litros. No hay nada peor que tener sed y no tener. Obviamente estas cantidades dependen de la persona y del tiempo que haga. No vamos a beber lo mismo a -10 grados que a 40ºC. Lo ideal es llevar el agua en un camelback, que no es otra cosa que una bolsa de agua con una manguera finita por la que beberemos sin necesidad de pararnos ni de quitarnos la mochila. Es un sistema económico y muy eficaz. Eso si, si lo usamos en invierno hay que tener cuidado con que no se nos congele el agua de la manguera. A mí me ha pasado y no es muy divertido jaja. Esto lo solucionamos soplando y así devolvemos el agua a la bolsa donde no se congelará.

Yo voy a dividir en dos los alimentos que llevemos a la montaña: snacks y comidas

En relación al primero, los snacks, son alimentos ligeros que tomamos en un descanso corto en la ruta. Aprovecharemos para recuperar energías tomando frutos secos y fruta. Los frutos secos nos apotan una gran cantidad de energía, proteínas vegetales, fibras, potasio, grasa  y tienen un gran contenido de magnesio. Los mejores frutos secos para llevarnos en la mochila son las almendras, nueces y avellanas. OJO! No llevar frutos secos con sal, especias ni cosas del estilo ya que no nos aportan nada extra y aumentan nuestras ganas de beber agua. 

Por otro lado las frutas nos aportan azúcar, diferentes vitaminas, sales minerales, antioxidantes y agua entre otras muchas más sustancias beneficiosas como fibra y en el caso del plátano potasio. Son muy refrescantes y muy recomendables para tomar como snack o al final de la comida. Pero tranquilos, si sois fans de lo dulce os voy a dar una alegría. El chocolate negro nos da energía, azúcar y como tiene un pequeño estimulante parecido a la cafeína nos ayuda a estar más despiertos! Al igual que la fruta esta genial para tomarlo como snack o como postre. Pero cuidado con llevarlo en verano ya que se derretirá y ensuciará nuestra mochila. Otra opción muy buena son galletas ya que nos aportan azucares y energía rápida. 

En segundo lugar con respecto a las comidas hay una infinidad de posibilidades y  cada uno tendrá sus preferencias. Yo recomiendo siempre llevar embutido en bocata ya que nos da hidratos de carbono, proteínas, grasa, sales y mucha energía. Si además a ese embutido le metemos una rodaja de tomate o por ejemplo unos pimientos aparte de darle más sabor nos dará más energía, fibra y vitaminas. Así recuperaremos fuerzas para continuar la marcha o bien para recuperarnos de la caminata si lo que vamos a hacer es vivac.

Si además podemos contar con un hornillo las posibilidades se disparan aun más. Podemos hacernos un café calentito recién despertamos en el saco tras una noche fría. Además, si disponemos de alguna fuente de agua, ya sea por que la llevamos nosotros o estamos al lado de un río podemos optar por comida liofilizada. Estos son sobres con comida deshidratada que al agregarle una cierta cantidad de agua hirviendo tenemos un plato muy completo y calentito! Pero estos platos no son muy económicos, no son muy caros, pero una opción más económica que también recomiendo mucho son los Yatekomos. Fideos deshidratados que funcionan igual que la comida liofilizada pero son mucho más baratos. 

Categorías: Montañismo

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *